NAMUNKURÁ Y AVELLANEDA, UNA FALLIDA OFERTA DE PAZ.

Reclamamos la valu hacion de los campos quesenos tomaron de todos los que contienen las fronteras de Puhan, Guaminí, Carhué y Chipilaf que por LA CANTIDAD DE DOSCIENTOS MILLONES DE PESOS MONEDA CORRIENTE, percibiendo por todos los Casiques de la horden del cargo de Gobierno de nuestra pertenencia que representamos y firmamos
Temas: 

NAMUNKURÁ Y EL ÚLTIMO LLAMADO A LA PAZ:

 

07 de diciembre de 1877: Namunkurá escribe al Presidente de Argentina Nicolás Avellaneda para negociar la paz entre ambos países.

 

Puán, Waminí, Karuwe y Chipilaf habían sido ocupados por el Ejército argentino que avanzaba imparable en su invasión y conquista sobre nuestro país gracias a la adquisición de sus modernos fusiles Remington. Estos lugares eran puntos estratégicos de vital importancia para el paso del ganado y de las personas, principalmente Karuwe (Carhué).

 

En este contexto es que Namunkurá, hijo de Kalfukurá se ve obligado a ofrecer una propuesta de paz digna, dentro de las circunstancias en la que nos encontrábamos, al Presidente de Argentina:

 

 "Al Ecsslmº Sr. Presidente de la República Argentina:

 

Ecsselmº Señor:

 

Hemos arreglado felizmente con el Ecsselm Gobierno de la Nación nuestros tratados, que son una garantía para la tranquilidad de nuestras familias; y almismo tiempo, para los pobladores que és, como si dijeramos: la tranquilidad y bienestar de todo el mundo; pero hoy nos hés indispensable, para afianzar mas, esos tratados hacer presente al Ecsselm Gobierno ciertos hechos que consideramos de alta importancia para evitar abusos y berdaderos escandalos.

 

Nos referimos alo siguiente: hantes de haora es decir, cuando tubimos celebrados otros tratados, se procedia de un modo in regular enla distribucion de raciones.

El proveedor y el Procurador hacian lo que querían, una yegua con cria recien parida nos entregaban por dos animales de cuenta que en realidad no debía ser mas que por uno de cuenta.

Cuando en esa época demoramos en el pueblo del Azul, nos daban por ración una vaca pero nos quitaban el cuero: es decir nos daban unicamente la carne del animal y el Proveedor y el Procurador aprovechaban el Cuero, de aquí resulta, Ecsselmº Señor: quese dijese que el Mapuche sale á robar y agregan injustamente que el no cumple conlos tratados que firma y a que se obliga lealmente.

Otro hecho más: el tabaco quesenos daba era un articulo amojosado que hera imposible fumarlo, á tal punto quelo recibiamos para habandonarlo u tirarlo; lo mismo sucedia con la calidad dela yerva y azucar quesenos destribuhia.

 

Mientras tanto, Provedór y el Procuradór hacian su pingue negocio y todo á espensas dela Nación y de nuestro intereses y por qué? Por que á nó dudarlo el Ecsselmº Gobierno ignora estos hechos y otros mas que omitimos en honor mismo delos tratados que hemos celebrado ultima mente.

 

Para evitar que esos hechos se reproduzcan hoy nos bemos en la necesidad impresindible de nombrár á nuestro querido compatriota y amigo D. Damacio Tapia, para que seha nuestro Procurador General enla misma Capital y sehan ellos quien suministren la proveduria y se entienda directamente en recibir el racionamiento, observen respecto a la calidad delas raciones las desechen u acepten segun su criterio. De todo lo que se reciban tomaran cuenta y en fin representarán lo mejor posible á nuestros Lofche hante el Ecsselmº Sr. Gobierno Nacional.

De este modo estamos seguros que el provedór y el Procuradór cumplirán satisfactoriamente con su cometido y el Superior Gobierno nose perjudicará en nada y los tratados celebrados serán rigurosa mente cumplidos.

Queremos que ademas el Provedor D. Damacio Tapia vijile lo que haveces pasa en la frontera; sucede amenudo quese produce un escandalo cualquiera entre los Mapuche- Casi siempre sin razón lleban á uno de ellos preso, por horden del Comandante por el concevido plan de apoderarse de el caballo que tiene elque bá á podér del Comandante sin que nadie le haya observado hasta hoy: este proceder inicuo y de verdadera esplotación. ¿Porque hace el gefe de Frontera esta injusticia? Será porque nosomos sivilizados como los demas? La justicia debe amparar porlo mismo que deseamos consolidár las vaces de los Tratados.

Conbiene por que D. Damacio Tapia y su hijo D. Catalino Tapia que deseamos corran conla Proveduria y procuren vijilar las convenencias ventajosas para nuestros lofche y para el tesoro del Gobierno de la Nación.

 

Es justicia que reclamamos y senos pasen Cuatro mil animales de racionamiento trimestral, para distribuír alos lof delas tres personas representantes del Cargo de Gobierno y una asignación de sueldo alas tres personas Grals. y alos Caciques, Caciquillos y Capitanejos que rebistan por lista cuya norma se adjunta en el presente; cuatro uni formes Grals quese piden con cuatro vanderas cuatro cornetas y cuatro espadas y cuatro monturas con prendas de plata y chapas de horo y cuatro cojinillos pa lucir en cuatro caballos para cuatro personas Grals. una cantidad de articulos de comestibles y vevidas y mas vicios un bestuario para cada casique y casiquillo y capitanejo que contiene la lista que se adjunta y otros mas regalos qué se piden para la familia de los Casiques Grals de las tres personas que representamos el cargo de Gonº de esos lof; cuyos casiques reclamamos la valu hacion de los campos quesenos tomaron de todos los que contienen las fronteras de Puhan, Guaminí, Carhué y Chipilaf que por LA CANTIDAD DE DOSCIENTOS MILLONES DE PESOS MONEDA CORRIENTE, percibiendo por todos los Casiques de la horden del cargo de Gobierno de nuestra pertenencia que representamos y firmamos, a continuación á nombre de todos los Casiques espresados en las listas que se adjuntan.

 

Al Cacique Don José Cañumil se le pasará un racionamiento de doscientos animales trimestral para el sostén de sus lofche y una asignación de sueldo para él y sus Caciquillos y Capitanejos y un vestuario completo á cada uno de los espresados en su lista que también se adjunta y los demás regalos que se le hagan para é y los Caciquillos y Capitanejos de su lof, del mismo modo la cantidad de vicios y bevidas que se le pasen trimestral para el sosten de las familias, de sus tribus; percibiendo horden del Superior Gobierno en unión de las tres personas que representamos el Cargo de Gobierno de estos Lof.

El racionamiento del Cacique Don José Cañumil sele pasará por Puhan quedando vasado el tratado de paz para con el Superior Gobierno Nacional.

 

Y para que conste lo firmamos.

 

Salinas Grandes, 7 diciembre de 1877.

Bernardo Namuncurá                                                    Manuel Namuncurá

Alvarito Reumay                                                          Manuel Freire

Secretario.

 

ACTA ORIGINAL

 

Lista Nominal de los Casiques primeros y segundos y Capitanejos que contienen las tribus del cargo de Gobierno de las tres personas representantes á que se someten. A saber:

 

Cacique General 1º DON MANUEL NAMUNCURÁ

                             DON ALVARITO REUMAY           

                             DON BERNARDO NAMUNCURÁ

Cacique            1º Don Juan Morales Catricurá

                            Don Juancito Callvucurá

                            Don Mariano Carman

                            Don Juan Menroy Levqué

                            Don Lorenzo Cayupel

                            Don Guenupán

                            Don Quinepún

                            Don Blanquillo

                            Don Llanqueman

                            Don Pueluan

                            Don Villageguen

                            Don Anheupá

                            Don Marillan

                            Don Pichun

                            Don Paztú

                            Don Linqué

                            Don Neculual

Caciquillo         1º Don Juan Blanco

                            Don Benito Pichicurá

                            Don Vicente Villaguayqui

                            Don Ferreira Carpan

                            Don Faustino Guaychuquir

                            Don Justo Liencurá

                            Don Juan Quiñihualé

                            Don Antonio Linares

                            Don Llunquelen

                            Don Blancuelo

                            Don José Platero

                            Don José Sánchez Clen

                            Don Guenchenao

                            Don Cayulen

                            Don Juan Romero

                            Don Antonio Necúl

                            Don Villa Gómez

                            Don José Cristo

Capitanejo             Don Manuel Foro

                            Don Ñancuchel

                            Don Huincafilú

                            Don Sargento Nancufilú

                            Don Quintunan

                            Don Mauquillán

                            Don Dionisio Lefi

                            Don Domingo Cayuqueo

                            Don Manuel Pichipilu

                            Don Gabriel Guirrin

                            Don Quedulef

                            Don Rapiñanque

                            Don Coñeluan

                            Don Epúñan

                            Don Huincañán

                            Don Paghinao

                            Don Huhuin Chanchu

                            Don Tapallu

                            Don Andrés

                            Don Cayupí

                            Don Conulaf

                            Don Cayaun

                            Don Pichí Necol

                            Don Ñamun Ñancufil

                            Don Taconao

                            Don Justo Epúñan

                            Don Venancio Caluentrú

                            Don Lincon

                            Don Anculan

                            Don José María Gabriel

                            Don Epú Pan

                            Don Catrinao

                            Don Juan Tarro

                            Don Carruqueo

                            Don Manuel Pastor Sargento

                            Don Manuel Curá

                            Don Guichao

                            Don Vincá Melinher

                            Don Cotar

                            Don Curique

                            Don Ancao

                            Don Lemunher

                            Don Manquenan García

                            Don José Carruqueo

                            Don Canales

                            Don Clencheu

                            Don Ignacio Paillan

                            Don Quiñétrú

                            Don Quentren

                            Don Vicente Quiñé-hual

                            Don Traipí

                            Don Railef

                            Don Painépan

                            Don Villanher

                            Don Antúcurá

                            Don Lantú

                            Don Nahuel Qintuy

                            Don Guanquepi

                            Don Guenchulaf

                            Don Benito

                            Don Pelqueleo

                            Don Queupan

                            Don Meliman

                            Don Villao

                            Don Venancio

                            Don Curúman

                            Don Florencio

                            Don Nahuel Chao

                            Don Antel

                            Don Marin

                            Don Guenumehan

                            Don Guenuqueo

                            Don José Meliman

                            Don Aparicio Lican

                            Don Ancamill

                            Don Rahin

                            Don Guichal

                            Don Painen

                            Don Montré

                            Don Lefúheque

                            Don Alecoy Toro

                            Don Paillao

                            Don Pichihuel

                            Don Venancio Coñépan

                            Don Toro

                            Don Claluan

                            Don Guenun Guen

                            Don Lefno

                            Don Guenun

                            Don Lienquen

                            Don Curúhinca

                            Don Turá

                            Don Villafey chico

                            Don Villapán

                            Don Collonao

                            Don Huñol

                            Don Félix Catricurá

                            Don Manuel Pinquinllanca

                            Don Francisco Calfiqueo

                            Don Calfiqueo

                            Don Marinao

                            Don José Cañumil

                            Don Luis Gorosito

                            Don Mariano Cañumill

                            Don Ponce

                            Don Guenchulaf

                            Don Lefiloo

                            Don Melinao

                            Don Pantaleón

                            Don Vincal

                            Don Carel

                            Don Quiñénao

                            Don Matías

                            Don Lapen

                            Don Antúqueo

                            Don Estevan Romero

                            Don Juan

                            Don Calfiqueo

                            Don Marín

                            Don Nienen.

 

Esta propuesta finalmente no pudo ser enviada y quedó oculta bajo las arenas de Chiliwe (Salinas Grandes) en la precipitada retirada ante la arremetida del Ejército argentino.

 

Por esas casualidades fueron encontrados al tiempo después por Estanislao S. Zeballos que dice:

 

"Estos documentos, firmados, como se ve, a fines de 1877, quedaron sin embargo en el desierto, confiados al seno de un médano, y solamente la casualidad había de ponerlos en mis manos, para que los conociera la Nación a la cual eran audazmente dirigidos.

Habiendo fallecido en diciembre del 77 el doctor Alsina, el general Roca fué llamado al Ministerio de Guerra, en reemplazo de aquel estadista; y el gobierno no pensó desde entonces en recibir peticiones araucanas, sino en llevarles la guerra, que ha borrado su dominación del haz de nuestras inmensas comarcas del sur"

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.